CÓMO SABER QUIÉN ES EL MEJOR CUIDADOR PRIMARIO

21 febrero, 2018

Un cuidador primario es la persona que está siempre presente, quien conoce todas las necesidades, quien entiende cómo manejar las emociones. Cuando un familiar querido padece una demencia, el progreso de la enfermedad le restará independencia, disminuirá su capacidad cognitiva, creará la necesidad de un cuidado constante.

Al recibir el diagnóstico, si la demencia se ha detectado de manera temprana, seguramente nuestro familiar querido, así como nosotros mismos, pasará por una etapa de negación y depresión. Sin embargo, es indispensable comenzar a pensar en las consideraciones futuras sobre el deterioro mental que sucederá.

Cambios en las diferentes fases de una demencia

Primeras etapas

El deterioro cognitivo y afectación de la memoria es ligero. En este punto, nuestro familiar querido aún puede mantener un grado elevado de independencia y solo necesitar de ayuda para organizar su tiempo y algunas actividades cotidianas.

Etapas intermedias

El deterioro del cerebro es moderado y la incapacidad de realizar tareas simples se hace pronunciada, además de volverse común la dificultad para expresarse claramente. Es alrededor de este tiempo que la presencia habitual de un cuidador primario se hace indispensable para asistir en el aseo personal, así como para ayudarle a lidiar con los cambios de humor repentinos.

Etapas avanzadas

El deterioro es severo; las capacidades cognitivas se ven seriamente afectadas. Nuestro familiar querido requiere de la presencia de un cuidador primario 24 horas, 7 días de la semana. La comunicación se limita a gesticulaciones no verbales, se pierde por completo la capacidad de realizar tareas sin ayuda.

Las dificultades reales para un cuidador primario comienzan a presentarse en las fases intermedias de una demencia. El deterioro se hace visible de forma drástica y el progreso de la enfermedad causa emociones difíciles en los familiares.

Para dar asistencia a nuestro familiar querido en estos momentos complicados, siempre resulta más efectivo contar con la presencia de una persona capacitada en el trato de demencias que reciba capacitación constante. Puede ser difícil pensar que no somos los mejores cuidadores primarios para nuestro familiar, pero en las etapas avanzadas del padecimiento, es mejor dejar que un especialista nos apoye.

Finalmente, el mejor cuidador primario es aquel que conoce la enfermedad, que entiende el tratamiento, que puede brindar tranquilidad y confianza a los familiares.

En Paz Mental contamos con nuestras Luces, profesionales de terapia y rehabilitación, enfermería y gerontología, personas entregadas a dar el mejor cuidado posible.

Si te interesa obtener mas información no dudes visitar nuestra página web, síguenos en facebook, o llámanos e infórmate ahora mismo al : 55 4170 3934    044 (55) 1628 2568 o si lo prefieres contáctanos a través de nuestra página web.