Ejercicios de estimulación cognitiva para enfermos con demencia

4 mayo, 2018

Es de suma importancia, para una persona con demencia, retardar la evolución de la enfermedad. Recordemos que el Alzheimer, por ejemplo, es un trastorno que afecta principalmente la memoria, por lo tanto es el campo en el que el cuidador primario debe centrar sus esfuerzos para evitar que los síntomas se desarrollen aceleradamente.

Cada paciente es diferente y la estimulación se debe potenciar en el campo que éste lo requiera. Existen ejercicios -físicos y mentales- para trabajar las diferentes habilidades cognitivas de la persona, con estas actividades se consigue frenar el deterioro, mejorar la calidad de vida y extender la funcionalidad independiente del enfermo.

A continuación presentamos una serie de ejercicios, divididos por área, que los cuidadores pueden practicar con sus pacientes, además, cabe mencionar que dichas dinámicas también las puede ejercer alguien que esté interesado en mejorar sus capacidades cognitivas con el afán de prevenir.

Ejercicios para estimular la memoria:

Se practica y mejora la memoria a corto plazo, aunque también se favorece el mantenimiento de recuerdos lejanos.

  • Juegos de memoria con imágenes (memoramas).
  • Juegos de memorización de palabras o frases.
  • Repetición de palabras o números inmediatos.
  • Uso de material visual o verbal, como una canción o fotografías, para revivir recuerdos o información personal del paciente, relacionados a su vida previa a la enfermedad.
  • Incitar al paciente a recapitular su día, haciendo énfasis en actividades comunes y la temporalidad de las mismas como los alimentos que consumió esa tarde o lo que hizo en la mañana.

Ejercicios para estimular el lenguaje:

Para lograr una estimulación efectiva se debe trabajar con el lenguaje oral y escrito por igual. Leer, escribir y describir son las tres acciones principales.

  • Leer el periódico, revistas o artículos.
  • Juegos de asociación de palabras.
  • Ejercicios de escritura. Pueden ser dictados, el parafraseo de un enunciado, descripciones o copias.
  • Descripción detallada de imágenes, situaciones o algún recuerdo preferido.
  • Ejercicios de completar palabras o frases.
  • Descripción de objetos cotidianos. Puede ser incluso de alimentos o familiares.

Ejercicios para estimular la orientación:

La manera más sencilla de fortalecer éste apartado es mediante la interrogación, utilizando preguntas sencillas para ayudar al enfermo a identificar su entorno físico, contexto personal y la temporalidad en la que se encuentra.

  • Orientación personal: Preguntar su nombre, edad, fecha de nacimiento, estado civil u otros aspectos que involucren su identidad.
  • Orientación espacial: Datos como la dirección de su domicilio pueden ayudar, aunque cuestionar de forma más general, como la ciudad o el barrio en el que se encuentra, podría ser lo indicado para un paciente en etapa avanzada.
  • Orientación temporal: Interrogar sobre la fecha completa actual o algún día festivo pronto a ocurrir, estimula este aspecto.

Ejercicios para estimular gnosias y praxias.

Se trabaja principalmente con la percepción y el reconocimiento de formas y características, sean de personas u objetos, así como la práctica de tareas aplicables a la vida cotidiana.

  • Reconocimiento de letras y números en relieve.
  • Reconocimiento facial de familiares o personajes famosos.
  • Tocar objetos cotidianos para reconocerlos.
  • Imitar sonidos para reconocer animales u objetos cotidianos.
  • Nombrar colores y asociarlos a objetos que compartan dicho color.
  • Ejercicios de unir puntos para completar una imagen.
  • Describir la utilidad de objetos cotidianos, permitiéndole al paciente interactuar con ellos.
  • Fomentar el reconocimiento de objetos y sus funciones mediante dibujos.

Si te interesa obtener más información no dudes visitar nuestra página web, síguenos en facebook, o llámanos e infórmate ahora mismo al : 55 4170 3934044 (55) 1628 2568 o si lo prefieres contáctanos a través de nuestra página web.