January 22, 2024

Síndrome del Ocaso en adultos mayores

Síndrome del Ocaso en adultos mayores. Paz Mental está para ayudarte.
¡Contáctanos ahora!
Share
El síndrome del ocaso, también conocido como sundowning, es un trastorno que afecta a los adultos mayores con demencia, depresión o Alzheimer.

El síndrome del ocaso, también conocido como sundowning, es un trastorno que afecta a los adultos mayores con demencia, depresión o Alzheimer, y que se caracteriza por un aumento de la confusión, la agitación, la ansiedad y la irritabilidad al caer la tarde y durante la noche. Este fenómeno puede alterar la calidad de vida de los pacientes y de sus cuidadores, y requiere de una atención especializada y personalizada. En este artículo, vamos a explicar qué es el síndrome del ocaso, cuáles son sus causas, sus síntomas, sus consecuencias y sus posibles tratamientos.

¿Qué es el síndrome del ocaso y a quiénes afecta?

El síndrome del ocaso es un problema geriátrico que se produce cuando los adultos mayores con algún tipo de deterioro cognitivo, como demencia, depresión o Alzheimer, experimentan un empeoramiento de sus síntomas conductuales y psicológicos al final del día y durante la noche. 

Según un estudio publicado en The American Journal of Psychiatry, este síndrome afecta a entre el 10% y el 25% de los pacientes con demencia, y a entre el 2% y el 5% de los pacientes con depresión.

El síndrome del ocaso se manifiesta con una mayor desorientación, inquietud, nerviosismo, miedo, tristeza, llanto, alucinaciones, delirios, agresividad, deambulación, insomnio y alteración del ritmo circadiano. 

Estos síntomas suelen aparecer al atardecer, cuando la luz natural disminuye, y duran hasta la madrugada, cuando la luz natural vuelve a aumentar. El síndrome del ocaso puede variar en intensidad y frecuencia según el estado cognitivo, el entorno, la estación del año y el tratamiento del paciente.

¿Qué causa el síndrome del ocaso en los adultos mayores?

Las causas del síndrome del ocaso en los adultos mayores no están del todo claras, pero se cree que están relacionadas con varios factores biológicos, ambientales y psicosociales. Algunos de estos factores son:

  • El daño en las zonas del cerebro que regulan el ritmo circadiano, que es el ciclo de sueño-vigilia que se adapta a la luz y la oscuridad. Los adultos mayores con demencia o depresión suelen tener una menor producción de melatonina, la hormona que induce el sueño, y una mayor sensibilidad a los cambios de luz, lo que les dificulta distinguir el día de la noche y mantener un horario regular de sueño.
  • La falta de estimulación y de actividad durante el día, que provoca un exceso de energía y de aburrimiento al anochecer. Los adultos mayores con demencia o depresión suelen tener una menor movilidad, una menor interacción social y una menor participación en actividades recreativas, lo que les genera una sensación de aislamiento, de apatía y de falta de propósito.
  • El estrés y la ansiedad que se generan al enfrentarse a un entorno desconocido, cambiante o amenazante. Los adultos mayores con demencia o depresión suelen tener dificultades para reconocer su hogar, sus familiares, sus objetos personales o la hora del día, lo que les produce una sensación de confusión, de inseguridad y de miedo. Además, pueden verse afectados por el ruido, la temperatura, la iluminación o la presencia de extraños, lo que les causa una mayor irritabilidad y agresividad.

¿Qué consecuencias tiene el síndrome del ocaso para los adultos mayores y sus cuidadores?

El síndrome del ocaso tiene un impacto negativo tanto para los adultos mayores que lo padecen como para sus cuidadores, ya que afecta a su salud física, mental y emocional, y a su calidad de vida. Algunas de las consecuencias que puede tener el síndrome del ocaso son:

  • Un mayor deterioro cognitivo, debido a la falta de sueño, la desorientación, la confusión y la pérdida de memoria.
  • Un mayor riesgo de caídas, accidentes, lesiones o fugas, debido a la deambulación, la agitación, la agresividad y la falta de supervisión.
  • Un mayor sufrimiento psicológico, debido a la ansiedad, la depresión, el miedo, la tristeza, el llanto y las alucinaciones.
  • Un mayor aislamiento social, debido a la dificultad para comunicarse, relacionarse y participar en actividades con otras personas.
  • Un mayor estrés, cansancio, frustración y culpa para los cuidadores, debido a la dificultad para manejar los síntomas, atender las necesidades y garantizar la seguridad de los adultos mayores.

¿Qué tratamientos existen para el síndrome del ocaso en los adultos mayores?

El tratamiento del síndrome del ocaso en los adultos mayores debe ser individualizado, multidisciplinar y basado en la evidencia. El objetivo del tratamiento es reducir los síntomas, mejorar la calidad de vida y prevenir las complicaciones. El tratamiento puede incluir los siguientes aspectos:

El tratamiento farmacológico, que consiste en el uso de medicamentos para controlar los síntomas conductuales y psicológicos, como los antipsicóticos, los ansiolíticos, los antidepresivos o los hipnóticos. Estos medicamentos deben ser prescritos por un médico especialista, y se deben usar con precaución, vigilancia y criterio, ya que pueden tener efectos secundarios, interacciones o contraindicaciones.

El tratamiento no farmacológico, que consiste en el uso de intervenciones no invasivas para mejorar el ambiente, el ritmo circadiano, la estimulación y el bienestar de los adultos mayores. 

Algunas de estas intervenciones son:

  • Ajustar la iluminación, la temperatura, el ruido y el orden del entorno, para crear un espacio cómodo, seguro, familiar y tranquilo.
  • Mantener una rutina diaria, que incluya horarios regulares de sueño, comida, higiene, ejercicio y ocio, y que se adapte a las preferencias y capacidades de los adultos mayores.
  • Exponerse a la luz natural durante el día, y evitar la luz artificial durante la noche, para favorecer la producción de melatonina y el ajuste del ritmo circadiano.
  • Evitar las siestas prolongadas, el consumo de cafeína, alcohol, tabaco o drogas, y las actividades estimulantes o estresantes antes de dormir, para facilitar el sueño y evitar el insomnio.
  • Ofrecer actividades físicas, cognitivas, sociales y recreativas, que sean adecuadas, variadas, divertidas y motivadoras, y que estimulen los sentidos, la memoria, la atención, el lenguaje y la creatividad de los adultos mayores.
  • Proporcionar apoyo emocional, afectivo y comunicativo, que sea empático, respetuoso, comprensivo y paciente, y que refuerce la autoestima, la confianza, la seguridad y la tranquilidad de los adultos mayores.
  • Buscar ayuda profesional, familiar o comunitaria, que sea especializada, cualificada, disponible y accesible, y que oriente, asesore, eduque y acompañe a los adultos mayores y a sus cuidadores.

¡Contáctanos ahora!
enfermeras a domicilio

Enfermeras a domicilio

Somos especialistas en el cuidado de adultos mayores en el hogar.

Nuestro equipo se enfoca en atender totalmente las necesidades de tu ser querido.

Gracias por dejarnos tus datos, ya te contacta nuestros asesores
Oops! Algo salio mal, intentalo de nuevo.
logo paz mental

Trabaja con nosotros

Si quieres formar parte de nuestro equipo de trabajo, mándanos tu curriculum a info@pazmental.mx o bien dirígete a nuestra bolsa de trabajo.